Fraude electoral en las elecciones Catalanas - ¿podría suceder?

Fraude electoral en las elecciones Catalanas – ¿podría suceder?

La comunidad internacional debe vigilar las elecciones del 21 de diciembre de 2017. Los ciudadanos de Cataluña también tienen que vigilar esas elecciones. Existen suficientes motivos de preocupación. Madrid ha anexado efectivamente Cataluña y ha abolido su gobierno regional. Por lo tanto, Madrid es responsable del desarrollo de las elecciones catalanas.

 Suggested Reading Conflict Background GCCT

Matthew Parish

Cataluña tiene elecciones autonómicas el 21 de diciembre de 2017: falta apenas una semana. Las circunstancias de esas elecciones son que tras un referéndum discutido sobre la independencia catalana el 1 de octubre de 2017, Madrid impuso eleccions automómicas anticipadas sobre Cataluña. Fue un intento de resolver una crisis política. Para lograr ese objetivo mediante el despliegue de la voluntad democrática, es esencial que esas elecciones sean libres y justas.

Uno de los axiomas principales en cualquier elección democrática es que las personas que manejan los procedimientos de votación y conteo de votos son independientes. Deben asumir sus funciones con imparcialidad. Si existen dudas al respecto, la confianza pública en la democracia puede verse socavada. La forma habitual en que se resuelve esta cuestión es contar con servidores públicos de indiscutible neutralidad que organicen el proceso electoral. Para garantizar que las personas que gestionan el proceso de votación sean independientes, debe existir un estado de derecho. Las elecciones deben celebrarse en el contexto de un sistema jurídico en el que las decisiones de las personas que organizan esas elecciones sean objeto de una revisión jurídica imparcial siempre que se alegue la existencia de irregularidades partidistas.

España tiene un estado de derecho de baja calidad. Algunas de las pruebas significativas para ello son las siguientes. Los mayores escándalos de corrupción de España se llaman Gürtel y Bárcenas. Se trata de acusaciones de expropiación criminal de grandes sumas de dinero a favor del Partido Popular, partido gobernante español en Madrid; y de su Primer Ministro, Mariano Rajoy. El juez de instrucción, Baltasar Garzón, fue suspendido no sólo una vez, sino dos veces con pretextos absurdos. Ahora está fuera del caso y se ha estancado.

Una de las acusaciones contra Garzón fue que había investigado con demasiado vigor los crímenes de guerra de la época franquista contra los políticos del Partido Popular. Las instituciones europeas han expresado su preocupación por la independencia del poder judicial español y sus relaciones demasiado íntimas con el Partido Popular. El Partido Popular es sucesor de un partido político asociado a uno o más ministros del régimen fascista franquista en España entre 1939 y 1975.

Una unidad policial paramilitar nacional, la Guardia Civil, fue dirigida por el gobierno central español (controlado por el Partido Popular) para detener el referéndum independentista catalán del 1 de octubre de 2017. Esto ocurrió a pesar de que, aunque legalmente controvertida, la realización de esa elección no equivalía a ningún delito.

Si era ilegal celebrar el referéndum (y eso sigue siendo una cuestión de controversia jurídica), entonces se trataba de un simple error civil y no de un asunto penal. El Código Penal español no tipifica como delito la celebración de referendos o votaciones. Por lo tanto, ninguna rama de la Policía estaba debidamente involucrada en el intento de detenerla.

La Guardia Civil fue desplegada en Cataluña sin autorización legal. Confiscaron las urnas. Atacaron a personas que intentaban votar, incluyendo golpes de porras contra votantes desarmados. Utilizaron la violencia para cerrar las mesas electorales. Cualquiera que sea la legalidad del referéndum, la Guardia Civil no tenía ninguna autoridad legal plausible para hacer estas cosas.

Posteriormente, los tribunales españoles encarcelaron a políticos y activistas catalanes implicados en el movimiento independentista. Hicieron esto sin que esas personas fueran acusadas de ningún delito. Algunos políticos catalanes sólo fueron puestos en libertad previo pago de fianzas totalmente desproporcionadas con respecto a sus ingresos o activos. No se esgrimieron motivos evidentes para la detención de políticos pacíficos. Estos políticos no eran fugitivos, asistían voluntariamente al juzgado. Cuatro siguen en prisión, aunque algunos de sus nombres aparecerán en las papeletas de votación en las próximas elecciones del 21 de diciembre de 2017.

Algunos políticos catalanes huyeron a Bruselas, temiendo una detención injustificada inminente. El gobierno español emitió órdenes de detención europeas contra ellos, pero luego las retiró. Lo hicieron cuando se dieron cuenta de que los procedimientos de extradición ante los tribunales belgas estaban condenados al fracaso. El poder judicial madrileño había abierto investigaciones contra políticos pacíficos por crímenes medievales, como la sedición y la rebelión. Ninguna democracia moderna considera crímenes como éste en ausencia de una intención establecida de violencia.

Por un oscuro dictado constitucional, Madrid despidió a todo el gobierno regional catalán y su parlamento, e impuso el gobierno por decreto. Las instituciones abolidas han sido elegidas democráticamente. Nada como esto se ha visto en una democracia moderna desde la crisis constitucional australiana de 1975. Esto condujo a la dimisión escandalosa del Gobernador General de Australia, tras haber destituido al Primer Ministro australiano elegido democráticamente.

El gobierno de Madrid ha prohibido a las entidades públicas catalanas mostrar el color amarillo. Esto se debe a que el amarillo se considera asociado al nacionalismo. Madrid ha ordenado retirar objetos culturales de un museo catalán. Madrid ha anunciado que no habrá observadores electorales para las elecciones del 21 de diciembre de 2017, porque la ley los prohíbe. Pero no hay ninguna norma legal española que lo diga. La ley es flexible en este punto. Las elecciones españolas de 2015 a las Cortes Generales fueron supervisadas por la OSCE. España envía habitualmente observadores electorales a otras partes del mundo.

¿Por qué Madrid retiró las órdenes de detención europeas contra Carles Puigdemont, presidente depuesto de la Generalitat de Catalunya, y sus colegas exiliados en Bruselas? el procedimiento de extradición internacional suele ser largo y complejo, porque es una defensa frente a la extradición que el delito del que se acusa sea político. Esa condición se cumpliría para Puigdemont y sus colegas.

El sistema de orden de detención europea, aplicable en toda la Unión Europea, tiene por objeto acelerar los procedimientos de extradición. Suprime la norma sobre las excepciones políticas a la extradición. También suprime la llamada regla de “doble incriminación”. En virtud de esta regla, la extradición exige que las actividades de una persona sean un delito tanto en virtud de la ley del Estado que solicita la extradición como de la ley del Estado que recibe la solicitud. El sistema de la orden de detención europea elimina esta regla entre los Estados miembros de la UE para varias categorías amplias de delitos.

El gobierno español corrió un riesgo al iniciar un procedimiento de extradición. Los tribunales belgas podrían haber dictaminado que no sólo las actividades del Sr. Puigdemont y sus colegas no eran delitos de Derecho belga, sino que tampoco son delitos de Derecho español. Esto se debe a que los crímenes de sedición y rebelión están vagamente definidos por la ley española. La legislación europea exige que las definiciones de los delitos penales se interpreten a la luz del Convenio Europeo de Derechos Humanos. Interpretar la legislación histórica española de forma que penalice la celebración de un referéndum pacífico, podría considerarse que infringe la Convención Europea. Por lo tanto, un tribunal belga podría dictaminar que la ley española y el derecho europeo de los derechos humanos hacen que la persecución penal de los políticos catalanes pacíficos sea falsa. España habría quedado en ridículo. España retiró las órdenes de detención europeas.

Un ejemplo de la falta de Estado de derecho en España es el decreto de Madrid de que las elecciones autonómicas del 21 de diciembre de 2017 no impliquen la participación de observadores electorales. La credibilidad de las elecciones depende de una comisión electoral independiente, responsable ante un procedimiento legal neutral. Eso no estará disponible para las elecciones del 21 de diciembre.

La empresa que recogerá y difundirá los resultados se llama Indra Sistemas. Uno de los principales accionistas de Indra Sistemas, el estado español, tiene como consejero delegado a un político asociado al Partido Popular. Este Gerente General fue impuesto por el Partido Popular. Partido Popular es cliente de Indra Systems. El Partido Popular se presenta a las elecciones del 21 de diciembre. Indra Sistemas contará los votos de su propio cliente. Dicho cliente está asociado a un político nombrado por Partido Popular para el Consejo de Administración del accionista mayoritario de Indra Systems. Esto es un conflicto de intereses.

El pueblo catalán no puede confiar en un sistema electoral en el que una empresa privada que tiene unas relaciones comerciales y políticas tan estrechas con uno de los partidos políticos que se presenta a las elecciones organice y cuente los votos. El temor es que esta empresa privada no sea neutral. Es una empresa comercial, y tiene un motivo comercial para ser parcial. Está motivada para ayudar a su cliente a ganar, porque entonces su cliente puede enviarle más trabajo y por lo tanto más dinero.

Las cosas empeoran. Indra Sistemas está acusada de participar en un esquema de corrupción que involucra al Partido Popular. La Unidad de Crímenes Económicos de la Policía Nacional ha acusado a los asociados de Indra Sistemas de pagar sobornos y comisiones al Partido Popular y/o a sus altos cargos políticos; desviar fondos de los contratos estatales para otros fines; y mantener relaciones inadecuadamente estrechas con el Partido Popular y sus altos cargos políticos. Estas acusaciones aún no han sido probadas. Pero han sido ampliamente denunciadas, y las acusaciones provienen de una fuente creíble. Esa fuente es la división policial española encargada de los principales casos de corrupción. Independientemente de que estas afirmaciones sean ciertas o no, los electores catalanes pueden temer justificadamente que Indra Sistemas pueda confiar en ellos hasta que se resuelva el asunto. Indra Sistemas debe hacerse a un lado hasta que se resuelvan las alegaciones. El hecho de que Indra Sistemas esté directamente implicada en las elecciones catalanas es preocupante.

Es importante recordar que Indra Sistemas es una empresa privada. Esto significa que Indra Sistemas no puede ser objeto de los mismos procedimientos judiciales que si fuera una entidad pública. Los órganos de la administración pública pueden hacer que sus decisiones sean revisadas por tribunales administrativos, mientras que las empresas privadas generalmente no pueden hacerlo. El uso de una empresa privada para organizar elecciones priva a los ciudadanos de importantes derechos legales que tendrían si un organismo público hiciera lo mismo.

Vale la pena ilustrar este punto con un ejemplo práctico. Contar las papeletas de papel implica inevitablemente cierto riesgo de inexactitudes. Esto se debe a que el proceso de conteo es repetitivo y se pueden cometer errores. Un margen de error típico podría ser del 0,5%. Por lo tanto, en las democracias es normal que si un candidato pierde una votación por un 0,5%, puede pedir un nuevo recuento. Si la organización que cuenta las papeletas se niega a conceder el recuento, su decisión puede ser objeto de revisión judicial en un tribunal administrativo. Pero si la organización que cuenta los votos es una institución privada, ese tipo de remedio puede no estar disponible.

Estas preocupaciones de sesgo se ven agravadas por múltiples problemas estructurales en el sistema electoral que han recibido escasa atención. Una vez convocadas las elecciones, las administraciones locales envían las tarjetas de inscripción a los electores en sus domicilios, confirmando que son elegibles para votar e informándoles de la mesa electoral en la que deben votar. El Instituto Nacional de Estadística (INE) mantiene estos registros de votantes de nombres y direcciones en Madrid.

Un número considerable de personas cambian de dirección entre las elecciones. El procedimiento para actualizar la dirección es engorroso, y no hay ninguna razón imperiosa para hacerlo (excepto recibir la tarjeta de registro electoral). Por lo tanto, una proporción significativa del electorado no está registrada para votar en la dirección correcta.

En principio, estos votantes todavía pueden votar. Pueden hacerlo presentando sus identificaciones en el colegio electoral al que se refiere la tarjeta de registro enviada a su dirección incorrecta y que, por lo tanto, en la mayoría de los casos se supone que no han recibido. Sin embargo, esto es mucho esfuerzo. Sin su tarjeta de registro, el presunto votante debe investigar por sí mismo dónde estará su mesa electoral local. Los estudios muestran que cuanto más difícil es votar, menos probabilidades hay de que una persona vote. Puede que no quieran viajar a través de la ciudad, y pueden no estar dispuestos a investigar dónde están registrados para votar. Si un votante encuentra el colegio electoral donde está inscrito, entonces puede votar simplemente mostrando su identificación y sin probar su dirección.

Sorprenden, por tanto, los elevados índices de participación típicos de las elecciones catalanas, ya que muchas personas no han recibido su tarjeta electoral. Sin embargo, los catalanes son votantes entusiastas, al menos en las elecciones autorizadas oficialmente. Las elecciones autonómicas de 2015 al parlamento catalán se convocaron prematuramente y con poca antelación. Esto es lo mismo que las elecciones del 21 de diciembre de 2017. Las elecciones de 2015 registraron una participación del 74,9%. Esto es notable dado el alcance de los registros de direcciones incorrectas de los votantes. Esta vez, se prevé que la participación será aún mayor.

Un rasgo curioso de las elecciones catalanas es el número de votos postales. En 2015 se emitió un 3,5% de los votos. Eso es alto. Es tanto más notable dado el procedimiento adoptado para la votación por correo. El votante por correo debe presentar su papeleta en una oficina de correos o embajada extranjera en la fecha estipulada, junto con una copia de su tarjeta de registro de votantes (que presuntamente no habrá recibido si su dirección no está correctamente registrada). Para las elecciones del 21 de diciembre de 2017, la fecha límite para registrarse como votante por correo expiró el martes 12 de diciembre de 2017.

Lo más pronto que la oficina del censo electoral podría haber enviado los formularios de votación a los votantes postales fue el 13 de diciembre de 2017. Lo más pronto que un votante por correo podría haber recibido razonablemente ese formulario de votación sería el jueves 14 de diciembre de 2017: suponiendo una entrega postal de 24 horas. La fecha límite para la presentación del voto por correo es el domingo 17 de diciembre de 2017. En el escenario más optimista (e improbable), el momento para realizar el voto por correo es tres días naturales: dos de los cuales son el fin de semana.

Una repetición de 2017 en el alto número de votos postales de 2015 sería inusual. Daría lugar a motivos de preocupación. Una elevada participación, dada la gran proporción de votantes cuyas direcciones no están correctamente registradas, también es motivo de preocupación. Esas preocupaciones se ven magnificadas por el hecho de que la empresa encargada de organizar las elecciones mantiene relaciones comerciales íntimas y supuestamente corruptas con uno de los partidos que se presenta a las elecciones.

Estas preocupaciones se ven agravadas por la ausencia de observadores electorales por decreto de Madrid. Además, se ven agravadas por el hecho de que, dado que la entidad que organiza la elección no es un organismo público, sus decisiones no están sujetas a revisión judicial como lo estarían si se tratara de una organización administrativa. Estas preocupaciones se ven aún más agravadas por la baja calidad del Estado de Derecho español.

¿Qué debe hacer un votante catalán ante estas preocupaciones? La respuesta es que deben votar. La mejor manera de reducir el riesgo de fraude electoral es votar. Si la gente real vota de verdad, entonces el fraude electoral se vuelve más difícil. Si la gente no vota, entonces otras personas pueden votar sobre sus deseos. A las personas que no votan les pueden robar sus votos. Esto es fraude electoral. La mejor manera de reducir el riesgo de fraude electoral es votar, para que los estafadores no puedan robar su voto.

La comunidad internacional debe vigilar las elecciones del 21 de diciembre de 2017. Los ciudadanos de Cataluña también tienen que vigilar esas elecciones. Existen suficientes motivos de preocupación. Madrid ha anexado efectivamente Cataluña y ha abolido su gobierno regional. Por lo tanto, Madrid es responsable del desarrollo de las elecciones catalanas.

Existen razones para preocuparse de que esas elecciones no sean totalmente libres y justas. En la medida en que no lo sean, la participación de Indra Sistemas indica que cualquier irregularidad puede inclinarse a favor del Partido Popular y de sus representantes. Todo el mundo debe estar atentos. Todo el mundo debe votar, no importa cuán arduo o inconveniente sea. El Estado de Derecho y la democracia van de la mano. Si uno está en peligro, el otro seguramente sufrirá el mismo destino.

Matthew Parish es un abogado internacional con sede en Ginebra (Suiza) y ex miembro del personal de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas. Es estudioso de los conflictos étnicos y la guerra civil, y ha publicado dos libros y más de doscientos artículos. Es Profesor Honorario de Derecho Civil y Litigios en la Universidad de Leicester y Líder Global Joven del Foro Económico Mundial. La revista Bilan lo nombró una de las trescientas personas más influyentes de Suiza. www.matthewparish.com

Este es el quinto de una serie de artículos escritos por Parish sobre la crisis en Cataluña. Las tres primeras son Reflexión sobre el Conflicto catalánIndependencia catalanaSecuestrar Cataluña; ySuprimir Cataluña; y Votaciones Catalanas.

The views expressed in this article do not necessarily reflect the views of TransConflict.


Interested in writing for TransConflict? Contact us now by clicking here!

What are the principles of conflict transformation?

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmailFacebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinrssFacebooktwittergoogle_pluslinkedinrss

1 Response

  1. Pingback : La necesidad de paz - TransConflict

Leave a Reply

Show Buttons
Hide Buttons